Qué hacer en Barcelona en tres días (día 2)

Barcelona a vista de pájaro

Qué hacer en Barcelona en tres días (día 2)

Tras iniciar en el post del día 1 el repaso a lo que puedes hacer en Barcelona en tres días para disfrutarla al máximo, continuamos nuestro recorrido con un itinerario desde las alturas que hará que te enamores de la ciudad y no puedas olvidarla jamás.

Puedes empezar el día dando una vuelta desde el Hotel hasta el tramo final de la Rambla, en el que descubrirás el mirador de Colón y el espectacular puerto de Barcelona.

Port Vell de Barcelona

El paseo sigue por el muelle, en dirección al barrio de la Barceloneta, y después por el Paseo Joan de Borbó, donde se encuentra el OneOcean Port Vell de Barcelona, el puerto de lujo de Barcelona en el que atracan los barcos más espectaculares. Al final de este paseo estaremos en la misma playa de la Barceloneta, donde se encuentran las piscinas del Club Natació Atlètic Barceloneta y del Club Natació Barcelona.

Desde allí puedes pasar del mar al cielo en apenas unos minutos viajando con el funicular, que te llevará desde la Barceloneta al mirador de Miramar en la montaña de Montjuïc en un emocionante viaje a 80 metros de altura que te permitirá ver Barcelona a vista de pájaro.

Al final del trayecto, ya con los pies en la tierra, nos dirigimos al Castillo de Montjuich, una antigua fortaleza militar ubicada en la cima de la montaña en la que hoy en día se organizan actividades culturales y exposiciones. La subida es dura, así que dependiendo de las fuerzas os recomendamos tomar el Teleférico de Montjuïc o el autobús 150.

Desde allí empezará el recorrido de vuelta hacia la ciudad en el que te encontrarás desde los más bellos jardines e instalaciones olímpicas hasta algunos de los centros culturales más importantes del país.

En primer lugar podrás empaparte del espíritu olímpico visitando los principales escenarios de los Juegos de Barcelona 92, como el Palau Sant Jordi o el estadio Olímpico de Montjuïc. Además, podrás admirar la original y vanguardista torre de comunicaciones construida por Santiago Calatrava con motivo de la celebración del evento.

Torre de comunicaciones Villa Olímpica de Barcelona

Si eres un amante de la naturaleza, estás de enhorabuena. Además de descubrir los rincones mágicos que esconde la montaña, el recorrido por Montjuïc incluye un excepcional catálogo de parques y jardines temáticos en los que merece la pena perderse por un rato. Entre ellos destaca el Jardín Botánico o los jardines de Mossèn Jacint Verdaguer o Joan Brossa.

Arte y arquitectura para todos los gustos

A continuación te encontrarás con algunos de los monumentos y museos más emblemáticos de la ciudad. No podrás visitarlos todos, así que tendrás que elegir.

El Poble Espanyol reúne, en un solo espacio, reproducciones a tamaño real de construcciones típicas de todas las regiones de España. El recinto fue construido con motivo de la Exposición Universal de 1929 y es, además de un auténtico museo arquitectónico al aire libre, un pueblo en sí mismo.

La siguiente parada te llevará a  La Fundació Miró, un precioso edificio que acoge la colección permanente de obras del pintor y una magnífica oferta de exposiciones temporales de arte contemporáneo.

Por su parte, el Museu Nacional d’Art de Cataluña (MNAC) cuenta con una de las mayores colecciones de arte medieval de Europa, entre las que destacan sus pinturas murales románicas.

Como colofón ideal, al caer la noche no puedes dejar de contemplar el espectáculo de luces, color y música que brinda la Font Màgica de Montjuïc, una de las principales atracciones turísticas de Barcelona y todo un símbolo de la ciudad.

A pocos metros encontrarás la plaza de Espanya, desde donde podrás tomar el metro o el autobús para regresar al centro de la ciudad. Como curiosidad, no olvides fijarte en la antigua plaza de toros de Las Arenas, que conserva su antigua fachada tras ser convertida en centro comercial en el año 2011.

Después de una dura jornada, habrá que reponer fuerzas con una buena cena. Si quieres probar las típicas tapas españolas, a buen precio y rodeado de un gran ambiente, te recomendamos que te dejes caer por alguno de los locales de la calle Blai, la zona de “tapeo” de moda en Barcelona.

Será el momento de regresar al hotel para descansar y prepararte para el día 3